Escuchanos por Internet


en Web en Blog

2.7.09

Cuando la política se hace con fondos públicos pierde la democracia


Una nueva oportunidad hemos tenido los ciudadanos para expresarnos en las urnas, y esa circunstancia siempre nos permite hacer alguna reflexión.

En el Departamento Dupuy se pudo ver una campaña que excedió todo lo cono-cido. La lista 506, el Acuerdo Cívico y Social, desplegó una gran publicidad radial y televisiva; gigantografías, pasacalles, reuniones en cada pueblo con asados y orquestas, el cierre con un afamado número musical en Unión y Buena Esperanza, “Los Reyes del Cuarteto” (presupuesto $ 12.000 en cada baile), y las dádivas que se hicieron costumbre en los procesos electorales en vísperas de la elección.

Uno se pregunta: de donde salen los cuantiosos fondos que utilizan en la campa-ña, la “liga de Intendentes oficialistas”, descontentos con la elección de candidatos de Alberto Rodríguez Saá, lograron que les prestaran el nombre de Acuerdo Cívico y Social (una inmoralidad democrática) y con recaudos municipales (tal vez se fueron los fondos de cloacas inconclusas, casas no terminadas, cuotas de coparticipación, salas de primeros auxilios, sueldos atrasados, empleos preelectorales, etc.) de políticos que ingresaron con una modesta posición económica, ellos y sus secretarios, y hoy ostentan un solvente pasar con camionetas 4 x 4, autos últimos modelos, etc., que no resisten el más mínimo análisis si lo comparamos con los ingresos de un jefe comunal.

La otra expresión política, el oficialismo provincial, con una clientela cautiva –el plan de inclusión social- resistió los cortes promocionados y el apoyo del gobierno, votó con boleta completa. El resto con modestísimos recursos personales participamos con entusiasmo militante.

Evidentemente el gobierno debería hacer una investigación exhaustiva (no sólo circunscripta a los asientos contables como hace el Tribunal de Cuentas de la provincia) de la utilización de los dineros públicos para ver que sucede en la gran mayoría de las Intendencias con la imputación de gastos, cheques devueltos, y observar –de existir- las declaraciones juradas de los Intendentes, caso contrario se está sentando un pésimo precedente democrático que desalienta la participación ciudadana. Hasta en las mismas Municipalidades se entregan órdenes de compra de mercadería, chapas, ladrillos, medi-camentos, etc.

Se ha criticado a nivel nacional la “borocotización” de la política que en nuestra provincia ha sido y continúa ejerciéndose sin ruborizaciones, crítica que llega al uso de los dineros públicos, que en el sur de la provincia, se hace ante los ojos de todos aparentando ser lo más normal del mundo.

Evidentemente la democracia todavía no ha sido consolidada.



Dr. Carlos Alberto Amondarain (Diputado provincial MC)

Buena Esperanza (San Luis) –

Tel 02625 15 579388 – 02658-420120

Buena Esperanza, julio 1º de 2009

No hay comentarios: