Escuchanos por Internet


en Web en Blog

7.10.07

Las tres ventajas de Cristina Kirchner

Dr. Rosendo Fraga

El sistema electoral es la principal ventaja del oficialismo para ganar en primera vuelta. Si la Argentina tuviera el balotaje francés -como en la región lo tienen Brasil, Chile, Perú, Colombia, Uruguay y Venezuela, entre otros-, en el cual es necesario el 50% para ganar en la primera vuelta hoy sería incierto que el oficialismo gane en ella. Pero con nuestro sistema de porcentajes, que Argentina comparte con Ecuador y Nicaragua, si el primero llega al 40% y tiene 10 puntos de ventaja sobre el segundo ya gana en la primera vuelta, y es muy probable que el oficialismo alcance o supere dicho porcentaje. De esta forma, con el sistema francés, el escenario probable sería la segunda vuelta, pero con el vigente, es que no la haya. El voto por el oficialismo viene sufriendo cierta disminución desde marzo, pero no la suficiente como para poder caer por debajo del 40% de los votos el próximo 28 de octubre.
Ello se combina con la oposición más dividida que registra la historia argentina. Nunca sucedió que a menos de un mes de las elecciones presidenciales ningún candidato opositor supere el 20% de los votos. Sólo si alguno de ellos alcanza el 30%, puede poner en cierto riesgo el triunfo oficialista, ya que es necesario llegar al 45% para ganar en la primera vuelta por sólo un voto de diferencia. El segundo lugar está claramente en disputa entre Lavagna y Carrió. Aunque por lo general los sondeos muestran cierta ventaja de la segunda, el primer lugar en la oposición es una cuestión abierta, aunque de resultado más bien simbólico, dada la baja probabilidad de la segunda vuelta. Detrás de ellos, Alberto Rodríguez Saá parece imponerse en la pugna por el cuarto lugar sobre López Murphy y Sobisch.
Por último, la ventaja en la decisiva provincia de Buenos Aires termina siendo el reaseguro para que el oficialismo no caiga por debajo del 40% de los votos. Este distrito representa el 40% de los votos efectivos del país, y su municipio más poblado en el conurbano (La Matanza) equivale a las seis provincias más chicas sumadas (Tierra del Fuego, Santa Cruz, La Pampa, San Luis, La Rioja y Catamarca). Históricamente, las estructuras del peronismo han tenido en este distrito un porcentaje mayor al promedio nacional y puede volver a ser así. Un buen candidato a Gobernador (Scioli) y multiplicidad de listas apoyando la candidatura de Cristina, se combinan para que el resultado del oficialismo en esta provincia pueda acercarse al 50%. La oposición también está dividida y el segundo lugar, a gran distancia, parece obtenerlo la fórmula De Narváez-Macri.
Siempre puede haber sorpresas y la política puede ser una sucesión de imprevistos. Sin embargo, que el oficialismo quede por debajo del 40% de los votos, situación en la cual siempre hay segunda vuelta cualquiera sea la diferencia sobre el segundo, o que alguno de los candidatos de la oposición supere el 30% -con lo cual el porcentaje anterior no sería suficiente para que el oficialismo gane-, hoy parecen escenarios muy poco probables. Seguramente más de la mitad del electorado votará por la oposición, pero con un grado de atomización con el cual el oficialismo obteniendo, por ejemplo, el 45% se impondría en la primera vuelta por 25 o más puntos.
En conclusión: el sistema electoral es un factor que juega definidamente para hacer probable el triunfo del oficialismo en la primera vuelta; ello se ve reforzado por el hecho de que la oposición es la más dividida de la historia argentina, y la ventaja oficialista en la provincia de Buenos Aires es el reaseguro para que el oficialismo no caiga por debajo del 40%.
Rosendo Fraga
Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

http://ar.news.yahoo.com/elecciones2007/opinion/752/las-tres-ventajas-de-cristina-kirchner

No hay comentarios: